Visitas pastorales en la diócesis de Zárate-Campana

Publicado en por Oscar Sarlinga

En una tríada de visitas pastorales, Mons. Oscar Sarlinga relanzó “la dimensión misionera de la misión popular barrial con caridad social orante, concreta y operante, en red”

 

El Obispo de Zárate-Campana pidió que se especificara de esa manera, de modo concreto y operante, el proyecto pastoral, y se comprometió junto con la Caritas diocesana y los grupos misioneros de la diócesis a profundizar su articulación.

Esto ocurrió con oportunidad de las tres últimas visitas barriales, en barrios más humildes o incluso que sociológicamente pueden llamarse “marginales”, aunque “marginal” dijo el Obispo es una palabra inadecuada, pues “desde la perspectiva pastoral, puede ser “central” o “irrradiador”. Aconteció en la mision con bolivianos y descendientes del barrio Lambertuchi (partido de Escobar), en la populosa barriada de “San Cayetano” (en Campana) y en la capilla del “barrio del Cementerio, o Donatelli” en Belén de Escobar. En todos los casos, alentó a que se continuara el excelente trabajo catequético y social, para lo cual comprometió también la continuidad de su puesta en colaboración de las estructuras diocesanas, y de su propia persona, e instó al “trabajo en red”, en tanto ese concepto de “red” implica formas de interacción social, donde se realiza un “intercambio dinámico entre personas, grupos e instituciones, tanto más cuando en ella se da la evangelización; en tanto se trata de un espacio en permanente construcción dinámica, desde la fe hacia la acción, que intenta organizarse para potenciar recursos espirituales, humanísticos, sociales” –dijo-.

En efecto, las “misiones populares barriales” son una de las acciones destacadas dentro del proyecto pastoral de la diócesis de Zárate-Campana, como puede verse en el Plan Pastoral diocesano, al cual se le dio prolongación de vigencia, y que se articula sobre la “Nueva Evangelización”. La especificación que se debe ir profundizando y articulando mayormente, según pidió el Obispo, es que “toda la pastoral posee una dimension misionera” y que la dimension misionera en la pastoral barrial  debiera trasuntarse en una caridad social orante, concreta y operante, en red. “Ya se está haciendo, y mucho –dijo el Obispo en el barrio de San Cayetano, poniendo como ejemplo ese lugar, pobre, humilde, con mucha inmigración, movilidad humana, asentamientos recientes- “lo que tenemos que hacer es articular más y mejor”.  En esa comunidad de la capilla de San Cayetano se encuentra el Padre Bernardo Hughes, Pasionista, y la Hna. Cecilia con su comunidad pasionista en modalidad “de inserción”, con muchos y buenos frutos para la evangelización y la promoción humana integral.

Precisamente en el punto I del Plan Pastoral (“El camino pastoral recorrido nos orienta y nos allana el camino por recorrer”) n. 8, cuando habla de la “Aplicación de la dimensión misionera de toda la Pastoral en las parroquias y en los decanatos” puesto que las capillas en tanto centros de culto, catequesis, misión, caridad institucional, promueven y suscitan la mentada “pastoral misionera en nuestras parroquias, con la aspiración de vivir (parroquias, movimientos y asociaciones de fieles) en «estado de misión», lo cual significa, por un lado, que todas las actividades pastorales poseen una dimensión misional y misionera en sí (…, y por otro lado, que las parroquias, e incluso los decanatos, han de realizar «gestos» misionales concretos, tales como son, por ejemplo, las misiones populares o las misiones juveniles”.

Así, en la tríada en que se refirió al tema el Obispo, luego de la misión barrial con los bolivianos y residentes en el barrio “Lambertuchi” (en partido de Escobar, lugar de concentración de hermanos y hermanas de esa nacionalidad o proveniencia, en lo que respecta a nuestra diócesis, y de la participación de nuestro Obispo Oscar, de Mons. Santiago Herrera y del Pbro. Alfredo Meóniz, delegado episcopal para los migrantes e itinerantes, en la misa para la comunidad boliviana en la Argentina, en Luján), prosiguieron las “acciones pastorales destacadas” (como las llama el Plan del episcopado argentino “Navega Mar adentro”) en la pastoral popular barrial de la diócesis.

Para las festividades de San Cayetano, luego de concurrir a la capilla de San Cayetano, en uno de los barrios más humildes de Garín (partido de Escobar) donde nuestro Obispo Oscar celebró Misa y compartió con la gente del lugar, junto con el Pbro. Albino Cabral, el P. Salatiel, dj y el P. Juan de Dios, dj. (la capilla y el barrio se encuentran en la jurisdicción de “Jesús Misericordioso” de Garín) tocó el día 7 al barrio “San Cayetano” de Campana, del que hemos hablado.

Allí, en esa populosa y querida barriada, que se ha duplicado en población, luego de la caminata hasta el cruce de las vías, y el comienzo de la procesion, animada por el mismo Padre Bernardo Hughes, y laicos presentes, en las que hicieron el recorrido a pie tanto Mons. Ariel Pérez, como el diácono permanente Sergio Pandiani y nuestro Obispo Mons. Oscar Sarlinga, tuvo lugar la celebración de la misa, concurrida, en la que fueron confirmados 20 jóvenes. Estas acciones destacadas manfiestan que la pastoral de la religiosidad popular (o, mejor, piedad popular) no sólo aparece como ‘auxiliar’ a la pastoral parroquial, sino que la complementa y la perfecciona. Se trata aquí, como mencionáramos, de acontecimientos misionales de particular importancia: las misiones barriales.

Tal como informa “La Auténtica Defensa” de Campana

(http://www.laautenticadefensa.com.ar/noticias.php?sid=95636)

como se viene realizando año tras año, el día  7 de agosto, Dia de San Cayetano, venerado en Argentina como santo del pan, paz y trabajo se llevó a cabo la procesión y Misa en la celebración del popular barrio que lleva su nombre.

En efecto, las calles de tierra del humilde barrio San Cayetano fueron el escenario donde se dieron cita vecinos de distintos lugares de Campana-centro y barrios periféricos- para agradecer, orar a Dios, y pedirle al Santo su intercesión por el trabajo, que no falte pan en las mesas y por un país en armonía.
Con cánticos y acompañados por el Padre Bernardo  Hughes, responsable pastoral del barrio, la imagen de San Cayetano recorrió varias cuadras seguido por los fieles devotos que portaban las espigas doradas, flores y velas en una demostración de fe inquebrantable. También la procesión se vio precedida por gauchos a caballo de centros tradicionalistas, como también acompañando el final del grupo de peregrinos.
Posteriormente fue celebrada la Santa Misa, presidida por el Sr. Obispo Mons. Sarlinga, donde las preces por más fuentes de trabajo y bienestar de la población aunaron las voces emocionadas de los asistentes, que como una tradición encienden las velas al pie de la imagen y depositan sus ofrendas en un sentido de compartir con los más pobres, en una acción solidaria que se incrementa de año en año, con colaboración de numerosos laicos, algunos de los cuales pertenecientes a la familia pasionista.

Al finalizar el oficio religioso, se procedió compartir el pan grande amasado por las señoras del barrio, en una especie de ceremonia que se repite todos los años. Como cierre, se sirvió en el salón contiguo chocolate y se llevaron a cabo las fiestas patronales del barrio San Cayetano.

En el barrio “del Cementerio” o “Donatelli” de Escobar

El día sábado 11, fue el barrio al lado del cementerio de Escobar, en la Capilla “Santa Clara” (Barrio Cementerio Calle Donatelli entre Tiziano y Santa Cruz) el que recibió la visita de Mons. Oscar Sarlinga, junto con el párroco de la Natividad, Pbro. Albino Cabral, los seminaristas, y laicos que asistieron con ocasión de las “fiestas patronales” (de Santa Clara de Asís) y los festejos del día del niño, y de encuentro con la comunidad barrial, que en tanto católica tiene un grupo organizado de catequesis y de Caritas. Ha sido un barrio que recibió dos años consecutivos a grupo misionero, algunos de ellos provenientes de las parroquias de Baradero, Santiago Apóstol y Nuestra Señora de Luján, quienes este verano recorrieron las calles del barrio que circunda el cementerio local, cuya comunidad católica se congrega en la Capilla Santa Clara, lugar que fue el centro de la misión y de las actividades que se realizan.

Recuerdo del primer lanzamiento del estado permanente de “misión popular barrial”

El lanzamiento de la “misión popular barrial” como concreción del Plan Pastoral había tenido lugar el sábado 9 de julio de 2010 con ocasión de la visita pastoral del Obispo acompañado del Pbro. Crevatin y de todos los sacerdotes del decanato Pilar y distintos de la diócesis, y posterior celebración eucarística en la capilla de “Jesús Obrero”, perteneciente a la jurisdicción parroquial de Nuestra Señora de las Gracias, en el 50mo aniversario de la creación de dicha capilla, que fue la primera iglesia fuera del templo de la parroquia matriz (Nuestra Señora del Pilar) erigida en el partido homónimo. Esta celebración fue emblemática porque, cincuenta años atrás, el actual partido de Pilar (de actuales 300.000 habitantes) era apenas un pueblo pequeño y la zona de la actual capilla poco menos que un descampado en las afueras, lo que en su momento significó una avanzada de la misión casi en zona rural, habiéndose celebrado la primera misa allí en 1961.

En esa ocasión, la comunidad barrial (actualmente el barrio se llama “Villa Verde”) estaba exultante, había preparado muy bien la celebración y los actos posteriores, manifestándose la presencia de los primeros catequistas del lugar y primeros misioneros, el primer grupo juvenil y numerosos fieles. Antes de la misa se tuvo un cortometraje preparado a los efectos con la historia vivida de estos 50 años como comunidad católica. Se recordó a los Padres del Verbo Divino, a distintos sacerdotes que prestaron su servicio en esa zona, y en la capilla, y a las Hnas. Franciscanas de la Madre del Divino Pastor (algunas de las cuales estaban presentes), así como también cómo fue promovida la evangelización desde la parroquia matriz, Nuestra Señora del Pilar, y los inicios de la “misión popular”.

Mons. Oscar Sarlinga pidió en esa oportunidad que el cincuentenario de esa primera capilla que tuvo el partido de Pilar fuera un hito de lanzamiento de las “misiones populares barriales” e hizo referencia a todo ello en la homilía, relacionándolo con el efecto siempre eficaz de la siembra de la Palabra de Dios y con el Plan pastoral diocesano, en lo referente a fomentar una espiritualidad de la comunión para la misión, puesto que esta última perdería toda fuerza si no se hace en comunión con el Obispo y con la Iglesia, así como potenciar el apostolado laical hacia dentro de la comunidad eclesial y las iniciativas de presencia pública de nuestros laicos.

(Al respecto del Plan Pastoral, véase:

http://www.obispadozaratecampana.org/?PLAN_PASTORAL_DIOCESANO_-_PARTE_I_-_&page=ampliada&id=138
Y también: http://www.obispadozaratecampana.org/?PLAN_PASTORAL_DIOCESANO_-_PARTE_II_-&page=ampliada&id=165
)

 


------------------------------
Secretaría de Comunicación Institucional del Obispado
Atención: lunes a viernes, de 9 a 13,
Tel 03489 422817- 426606 líneas rotativas, interno 37
www.obispadozaratecampana.org

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post