Primer Domingo de Adviento en Santa Florentina y Encendimiento de los cirios con la luz de la paz de Belén

Publicado en por Oscar Sarlinga

 El encendimiento de la corona del Adviento con luz de paz de Belén
En la iglesia catedral se celebró la eucaristía del I Domingo de Adviento, en las vísperas, el día sábado a las 20, habiendo presidido el Obispo Mons. Oscar Sarlinga y concelebrado los Pbros. Nestor Villa (de la comisión de ecumenismo y diálogo interreligioso) y Oscar Moretti. Asistieron los diáconos permanentes Sergio Pandiani y Pedro Bruno, y asimismo algunos seminaristas del Seminario San Pedro y San Pablo y numerosos monaguillos de la asociación scouts de Argentina, provenientes de Campana, Zárate, Escobar y Baradero.
Mons. Oscar Sarlinga, aún mencionando la importancia de los símbolos en el pensamiento humano y en las emociones, y haciendo alusión al fanal de la luz de Belén, felicitó a los participantes de la asociación de scoutismo por su vida de fe y por su deseo de servicio al prójimo, y dijo que el símbolo o “arquetipo” de “la luz” tiene su plenitud en Cristo, Lumen de Lumine, Dios verdadero de Dios verdadero, y centró su homilía en torno de “tres aspectos de la luz”, a saber, “la luz antropológica”, “la luz familiar”, “la luz social”, todo lo cual encuentra su sentido verdadero y más profundo, la razón de su existencia, “a la luz del Verbo que se hizo carne”, como lo ha dicho el Concilio Vaticano II. Ya acerca de la temática simbólica y a la vez realista de la "luz", Mons. Oscar Sarlinga hizo alusión en su carta pastoral para el inicio del Año de la Fe, que tuvo lugar en Pilar el 12 de octubre pasado: "Jesucristo es Luz; la fe nos abre la puerta a su misterio, resumido por San Agustín con una bellísima expresión, cuando afirma: "(...) aquello que para los ojos del cuerpo es el Sol que vemos, lo es (Cristo) para los ojos del corazón" ; esta luz, dijo el Obispo, "es necesaria para renovar nuestros corazones", renovar la sociedad entera, a la manera como dijo Dios en la Escritura: "Yo les daré un corazón nuevo..." (Ez 36, 26), y la promesa del "corazón nuevo" -acotó el Obispo Sarlinga- se cumplió de modo máximo en el Corazón del Hijo del hombre, que llama a todos, sin excepción, a todo el "pueblo mesiánico" (la expresión es del teólogo Yves Congar) a "la luz de la paz, a la de una civilización nueva, la civilización del amor". En algunos de los demás tópicos que tocó, remitió a la lectura de su carta pastoral de Adviento 2012, que sería enviada por medios digitales, dijo, en la noche misma del sábado en que se celebró la misa en la iglesia de Santa Florentina.
La diócesis de Zárate-Campana recibió en la iglesia catedral de Santa Florentina (Campana) la “Luz de la Paz de Belén", una iniciativa promovida en el país por los Scouts de Argentina, y que persigue ayudar a vivir el tiempo de preparación a la Navidad y trabajar por la paz internacional. El fanal con la mencionada “luz” fue portado por una muchedumbre por las calles de la ciudad, hasta el templo catedralicio, con mucha presencia de jóvenes scouts, y otros. Como sabemos, el gesto simbólico  surgió de una iniciativa surgida en 1986 y que llegó a la Argentina en 2010. La Luz fue encendida por un rabino de la Universidad Hebrea de Jerusalén, en la Basílica de la Natividad de Belén de Galilea, en Israel. Desde allí fue traída a la Argentina donde se distribuyó en la Conferencia Nacional de Pastoral Scout Católica, de Scouts de Argentina Asociación Civil. En la Argentina, la Comisionada Diocesana de Pastoral Scout Católica MS María Pía Sernani, recibió la luz en esa oportunidad y desde entonces la trae para ser repartida a todas las asociaciones, movimientos, instituciones y personas que lo deseen con el objetivo de distribuirla por todos los rincones de la diócesis de Zárate-Campana.
El gesto, mencionado por el Obispo como “simbólico”, proviene  originariamente de una iniciativa de la Radio Televisión de Austria (ORF) surgida en 1986, la cual, a través de los scouts y guías de ese país, y de distintos países de Europa y otros continentes, han comenzado desde entonces a "redistribuir la Luz de la Paz de Belén", encendida por un niño o niña austríaco en la gruta del Nacimiento de Jesús en Belén, Israel. Hubo adhesión de las sociedades israelitas, y presencia de representantes de la autoridad palestina en Zárate.
Feliz y Santo tiempo de Adviento

Comentar este post