Peregrinación multitudinaria a Luján de la colectividad boliviana. Actividades en la Diócesis de dicha colectividad.

Publicado en por Oscar Sarlinga

Puede ver las fotografías en: www.obispadozaratecampana.org

La pastoral boliviana, como actividad de la Iglesia, tiene como objetivo acompañar, animar a los migrantes bolivianos presentes en Argentina, buscando la unidad e integración en la Iglesia local. Ya Mons. Oscar Sarlinga había visitado el lugar de mayor presencia de migrantes del hermano país, en el partido de Escobar, más precisamente en el Barrio Lambertuchi, y quedaron lazos permanentes con la colectividad boliviana, los cuales se han visto acentuados por la Delegación episcopal, a través de actividades tales como asambleas de programación y evaluación, cursos de formación, peregrinaciones, y distintos servicios caritativo-sociales. Luego de la reunión del 2 de agosto delSr. Obispo Mons. Oscar Sarlinga con Mons. Gonzalo del Castillo Crespo, Obispo delegado este año por la Conferencia Episcopal de Bolivia para la misión anual y la 56ta. Peregrinación a Luján, con la presencia del P. Mario, responsable de la pastoral de los bolivianos residentes en el exterior, del P. Wilnie Jean, c.s. responsable de la pastoral boliviana en Argentina (pastoralboliviana@yahoo.com.ar), del Pbro. Alfredo Meóniz, delegado episcopal de los migrantes e itinerantes de Zárate-Campana, del P. José Juan Cervantes, c.s.Capellán – Director del Apostolado del Mar (Buenos Aires), y del matrimonio Pastor, coordinadores en Escobar de la pastoral boliviana en la diócesis, se pudo elaborar y verbalizar un proyecto orgánico pastoral para los hermanos y hermanas bolivianos residentes en la diócesis. Nuestro Obispo Mons. Oscar Sarlinga comprometió también su presencia para la concelebración del día domingo en Luján, lo cual efectivamente hizo, en la concelebración, y recibió con mucho gusto el "novenario para fiestas patronales" elaborado por la Pastoral boliviana en nuestro país, con el lema: "Jesús, Palabra de vida eterna, alimenta nuestra fe", a la par que solicitó para el año 2013 la factibilidad de una misión organizada con sacerdotes y misioneros potosinos para la región de Escobar y Matheu, donde la mayoría de los migrantes bolivianos pertenecen a esa región, y no pocos de los cuales hablan quechua en su vida familiar, o incluso en su trabajo. En la misión desarrollada en Escobar estuvo presente el P. Alfredo Meóniz y fueron visitadas centenares de familias bolivianas en distintos barrios de Escobar, se celebró la Santa Misa en la capilla de la Medalla Milagrosa del Barrio Lambertuchi, así como se realizó una visita organizada al famoso “Mercado de frutos” de dicha localidad. Peregrinación a Luján. Miles de fieles colmaron la gran plaza de esa ciudad bonaerense. Como se ha dicho, desde hace 56 años, la colectividad boliviana realizó en Luján su tradicional peregrinación, festividad y muestra de devoción a la Virgen María, en su advocación de Nuestra Señora de Copacabana y de Nuestra Señora de Luján, título con el cual la Ssma. Virgen es Patrona de la Argentina. La convocatoria congregó a una multitud de millares de fieles, entre los cuales podía verse a familias, comunidades, jóvenes, y personas de toda edad, que participaron de la eucaristía luego de 2 horas de actos y festividades en las cuales abundaron la simbología, los colores y tradiciones con orígenes ancestrales, que fueron evangelizadas por la Iglesia Católica. La celebración en honor a la "Mamita de Copacabana", tal la denominación popular dada por la comunidad boliviana a la advocación de la Virgen comenzó pasadas las 10 de la mañana en la plaza Belgrano, con una pequeña procesión donde fueron llevadas en andas las distintas imágenes religiosas del pueblo. De espaldas a la entrada principal de la Basílica, se montó un altar con las banderas argentinas y bolivianas, donde se fueron ubicando las imágenes, con sus “ponchos” típicos. Mons. Gonzalo del Castillo presidió la celebración, y el Obispo concelebrante fue Mons. Oscar Sarlinga, quien luego de dirigir unas palabras de saludo y bienvenida a los millares de asistentes a la celebración, en razón de ser la diócesis de Zárate-Campana una de las que contienen mayor cantidad de migrantes bolivianos, recibió el “símbolo” de la hermandad, que lo hace “hermano” de los bolivianos, en gesto de reconocimiento y fraternidad. Mons. Santiago Herrera y el Pbro. Alfredo Meóniz, delegado diocesano para los migrantes e itinerantes, concurrieron a la celebración y se mostraron muy contentos e integrado en el compartir tanto la oración como el encuentro posterior con estos hermanos del vecino país. Tres veces al año la colectividad boliviana peregrina a Luján para venerar a su patrona, la Virgen de Copacabana, cuya imagen se encuentra en la cripta de la Basílica Nacional de Luján. También estuvieron presentes autoridades civiles, como el intendente Oscar Luciani, quien declaró la peregrinación de "interés cultural", acompañado por el director de Turismo, Gabriel Blesa, y el secretario de Producción, Turismo y Cultura, Luis Zanazzi. Al concluir la celebración, una estupenda banda de música entonó el himno nacional argentino y el himno del estado plurinacional boliviano, y a continuación hubo actos de folklore en los cuales los visitantes desplegaron todo el color que caracteriza la muestra de su cultura y modo de vivir. Al son de música autóctona, danzarines llegados desde distintos puntos del país, mostraron sus dotes para el baile con sones de trompetas, trombones, cornos y redoblantes. En distintos sectores de la zona basilical confluían los sonidos del altiplano andino con base de cumbia. La historia de la advocación de la Virgen de Copacabana se remonta al 2 de febrero de 1583. El actual Santuario mariano, ubicado en la pequeña localidad limítrofe con Perú, rodeada por el Lago Titicaca, es uno de los más antiguos y emblemáticos del continente.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post