Encuentro del obispo Mons. Oscar Sarlinga con los diáconos permanentes de la Diócesis

Publicado en por Oscar Sarlinga

ésta nota puede leerse también en: Padrenuestro.net
En la localidad de Los Cardales (partido de Exaltación de la Cruz)  tuvo lugar el 20 de agosto la primera reunión general en el año del Obispo Mons. Oscar Sarlinga con el conjunto de los diáconos permanentes de la diócesis, que son 10, de los cuales 8 ordenados por Mons. Sarlinga (provenientes de Maquinista Savio, de Garín, de Pilar centro, de Zárate y de Los Cardales), uno por Mons. Rafael Rey, quien presta su servicio en Exaltación de la Cruz  y otro proveniente del Paraguay, el cual desde años que ejerce su apostolado en Ing. Maschwitz.
El Obispo, quien fue acompañado por Mons. Edgardo Galuppo, Mons. Santiago Herrera y Mons. Daniel Ferrari, expuso la especificidad de la vocación al diaconado permanente, y valoró que el crecimiento y profundización en dicha vocación se da, en la diócesis, en plena armonía con la mayor toma de conciencia y el crecimiento de la vocación sacerdotal, y que incluso los diáconos permanentes colaboran activamente con una pastoral vocacional específicamente sacerdotal, con buen fruto y armonía. La escuela de ministerios en la diócesis, que fue renovada en 2006, funciona activamente, a cargo de Mons. Santiago Herrera, quien es también Rector del Seminario (y pro-vicario general). Numerosos sacerdotes de la diócesis colaboran con dicha escuela, tales como el Pbro. Lic. Hugo Acuña, Mons. Marcelo Monteagudo, el Pbro. Lic. Fernando Crevatín, el Pbro. Fernando Fusari y el Pbro. Mauricio Aracena. La próxima reunión del Obispo con los diáconos tendrá lugar con sus esposas y familias, en el mes de noviembre. Se destacó también en dicha reunión la referencia que el Plan diocesano de Pastoral realiza acerca de esta vocación específica, ya en las líneas fundamentales que traza en la Introducción, a saber: "Introducción", n. 3; Líneas fundamentales y generales a tener en cuenta para vivir efectivamente en la caridad pastoral de la Iglesia, punto "k": La promoción auténtica y responsable del diaconado permanente, sigue teniendo vigencia, a partir de la consideración del Plan para la formación de la Santa Sede, lo cual significa un perfil pastoral de dichos diáconos, y luego, más precisamente aún, en el capítulo III, n. 11, cuando trata de "Algunas orientaciones para el diaconado permanente", cuando afirma:
"En la diócesis, la escuela de formación de ministerios y de candidatos al diaconado permanente tiene a su cargo la formación de los candidatos, los cuales para integrarla han de haber sido presentados por un cura párroco, el de la jurisdicción, o el del ámbito de su tarea pastoral", con orientaciones concretas, que son las que siguen:
a. Factor indispensable en la formación del futuro diácono será el recíproco aporte entre éste y la comunidad. Es decir, que el candidato madure su formación actuando en la comunidad y ésta también contribuya a formarlo. Además, los métodos de formación habrán de tener en cuenta la psicología del adulto, excluyendo todo tipo de formación masiva y utilizando los métodos activos.
b. La primera preocupación de los responsables en la formación de los futuros diáconos, ha de ser la de capacitarlos para crear nuevas comunidades cristianas o alentar las existentes, a fin de que el Misterio de la Iglesia pueda realizarse en ellas con mayor plenitud, y esto en el ámbito de la Liturgia, la difusión de la Palabra (con Catequesis incluida) y la Caridad institucionalizada.
c. En vista de lo anterior, es necesario suscitar en los candidatos una espiritualidad diaconal propia, que en los casados se debe conjugar con una auténtica espiritualidad conyugal.
d. Dada la diversidad de tareas en que habrá de ejercerse el ministerio diaconal será necesario que la formación intelectual sea a la vez adecuada a las funciones que han de cumplir y al nivel cultural del ambiente.
e. De acuerdo con las condiciones de la Iglesia en la formación del diácono se cuidará también de capacitarlo en orden a una acción efectiva en los campos de la evangelización y del desarrollo integral.
Ya días antes, el sábado 13 de agosto, Mons. Oscar Sarlinga había tenido la mañana entera junto con los miembros de la escuela de ministerios, entre los cuales los candidatos al diaconado permanente, con diversos temas de la "ratio" de la Santa Sede, así como la explicación teológica y pastoral de la identidad propia del diácono permanente a la luz de los "tria munera" del sacerdocio de Cristo, desde la perspectiva del sacerdocio común de los fieles, la precisión acerca del carácter ordenado, de la incardinación, de la adscripción a parroquia, sector pastoral o asociación de fieles o incluso movimiento, en las condiciones en que lo acepta la Iglesia, y también distintos temas canónicos sobre la Iglesia particular y el apostolado diaconal, en particular el de la Palabra, la Liturgia en general, la caridad institucionalizada y diversos órdenes de "la consagración del mundo". Explicó también Mons. Sarlinga las últimas enseñanzas del Papa Benedicto XVI con relación a los diáconos permanentes.

Comentar este post