Celebración de la Exaltación de la Cruz en la diócesis de Zárate-Campana

Publicado en por Oscar Sarlinga

El día 14 fueron celebradas con toda solemnidad las fiestas patronales de la Exaltación de la Santa Cruz, en Capilla del Señor. Los actos cívicos tuvieron lugar desde temprano, con participación de instituciones y de distintas representaciones de la vida de la comunidad en ese partido, que comprende diversos "cuarteles", entre los cuales Capilla del Señor, Los Cardales y Parada Robles, entre otros.
 
   
La celebración de la misa tuvo lugar a las 10, presidida por Mons. Oscar Sarlinga, Obispo diocesano y concelebrada por 15 sacerdotes, entre los cuales el vicario general, Mons. Edgardo Galuppo, el cura párroco, Pbro. Walberto Morales y el decano de Pilar, Pbro. Oscar Iglesias, entre otros miembros del clero, y además dos diáconos permanentes. Mons. Sarlinga se refirió en la homilía a "la impaciencia" que afectó al pueblo que había sido liberado de la esclavitud del faraón, y de cómo esa impaciencia tenía que ver con "la desesperanza". Asimismo manifestó la gravedad que conllevó no sólo el invocar vanamente el Nombre sagrado de parte de algunos, sino de hablar mal de Él y del guía que les había puesto, Moisés, razón por la cual Dios mandó las "serpientes abrasadoras", de modo que al hacer unas figuras de bronce quedara de resalto ante todos que la rebeldía y la desesperanza no podían salvar, mientras que la Promesa del Señor sí portaba salvación. Luego dijo como San Pablo refiere esa "exaltación" o "puesta en alto" al Hijo del Hombre, y cómo Jesucristo, más que "elevado" en un sentido de triunfo, es levantado sobre todos en la Cruz, que es salvadora y que siempre tiene un sentido pascual, "la cruz pascual" porque en la Pascua encontramos cumplida plenamente la Promesa de Dios, hecha desde el Protoevangelio. Participaron de la celebración el Sr. Intendente, el senador local, autoridades de la policía departamental, autoridades educativas, los grupos scouts y gran cantidad de fieles. El coro municipal y la banda engalanaron las celebraciones.
Al término de la Santa Misa el Obispo, el clero y los fieles salieron en procesión para la tradicional procesión con la reliquia de la Vera Cruz, habiendo impartido Mons. Sarlinga con dicha reliquia la bendición hacia los cuatro puntos cardinales en cada esquina. Muchos jóvenes se hicieron presentes en la procesión alrededor de la plaza. Al término de la procesión todos se congregaron junto al atrio de la iglesia donde el obispo dio la bendición final, luego de lo cual la feligresía pudo saludarlo, y también al clero presente.

Comentar este post